Blog

Investigadoras proponen herramientas psicológicas para hacer frente al dolor crónico

Muchas gracias a nuestros compañeros de prensa de la Universidad de Málaga por dedicarnos una noticia para difundir nuestra labor. Para nosotras es un placer trabajar día a día en ello. Copiamos la noticia y dejamos el enlace para poder verla en su contexto:

https://www.uma.es/sala-de-prensa/noticias/investigadoras-proponen-herramientas-psicologicas-para-hacer-frente-al-dolor-cronico-/

Presentan el optimismo y la resiliencia ante la adversidad como características determinantes en la personalidad de los pacientes

Fecha publicación: 22/12/2017
Categoría: Investigación

Casi el 30 por ciento de la población española que padece una enfermedad crónica tiene una depresión diagnosticada. Una cifra que, según las investigadoras de la Universidad de Málaga Rosa Esteve y Carmen Ramírez, “alarma” y requiere trabajo y esfuerzos desde todos los ámbitos y disciplinas.

Las expertas, junto con las profesoras Alicia Eva López, Gema Teresa Ruiz y Elena Rocío Serrano, llevan más de dos décadas trabajando directamente con pacientes para, a partir de la psicología, enseñarles cómo manejar el dolor, cómo hacerle frente y cómo aprender a controlarlo, para que este no domine sus vidas.

“El problema no es tanto el dolor, sino el control que ejerces sobre él”, afirma Esteve, quien, en este sentido, señala el componente sensorial, social y cultural del mismo.

“No somos iguales ante el dolor. Cuando las personas lo afrontan, lo hacen con un bagaje de experiencias previas y con sus características de personalidad propias, en las que han cristalizado sus aprendizajes y predisposiciones”, asegura.

Igualmente, destacan la experiencia emocional del dolor y, por tanto, el papel fundamental de la psicología para conseguir una mejor adaptación.

Para llegar a una situación de equilibrio, proponen que los pacientes, tras una primera fase de aceptación, cambien el foco hacia todo aquello que no es dolor crónico y regulen sus metas vitales hacia otros objetivos. Así, presentan el optimismo y la resiliencia ante la adversidad como características en la personalidad de los afectados que determinan directamente su resistencia.

¿Por qué los optimistas son más felices, a pesar del dolor?

Las investigadoras de la UMA han desarrollado varios estudios con pacientes que indican que, en general, el optimismo se asocia con una mejor adaptación al dolor.

“Las personas optimistas valoran el dolor como un desafío, como un reto que implica dificultades y esfuerzo y utilizan estrategias activas para enfrentarse a él, es decir, toman las riendas”, explica Carmen Ramírez.  “Se puede ser feliz con dolor y a través de la terapia psicológica se puede enseñar a actuar como una persona optimista”, concluye.

El sentido del humor y la plenitud son otras características que intervienen de forma positiva en la experiencia del dolor. En cambio, otras particularidades como la sensibilidad a la ansiedad o la hipervigilancia corporal se asocian más a la vulnerabilidad, pero, igualmente, se pueden trabajar y superar desde la psicología.

Ahora que ya están aquí las esperadas fiestas navideñas y comienza la cuenta atrás para el nuevo año, que el reto para este 2018 sea plantarle cara al dolor y aceptarlo. Porque, a pesar de todo, con trabajo y ganas, sí se puede ser feliz. Y es que como asegura este grupo de investigación de la UMA “el dolor no es justificación para no hacer”.

Participación en IX CONGRESO INTERNACIONAL de PSICOLOGÍA CLÍNICA

Participamos en el IX CONGRESO INTERNACIONAL y XIV NACIONAL de PSICOLOGÍA CLÍNICA con varias comunicaciones, entre ellas:

  • “Activity patterns profiles: relationship with optimism, affect, functioning and life goals” donde se remarcaba la importancia de no evitar hacer actividades importantes para uno mismo por miedo al dolor.  
  • El Papel de la Plenitud en la Experiencia de Dolor Crónico.  En este trabajo comprobamos que la resiliencia y la plenitud influyen positivamente sobre la adaptación al dolor crónico, aumentando la satisfacción vital y el funcionamiento, y disminuyendo el deterioro funcional de las personas que sufren dolor crónico.

 

IMG_0281 IMG_0283

¡Gracias a todos por vuestro interés!

El dolor viene acompañado

Como comentamos anteriormente, en la experiencia de dolor están implicados factores biológicos o físicos, psicológicos y sociales. Pero además, el dolor trae consigo muchos efectos o dificultades también a estos niveles. Las investigaciones ponen de manifiesto que el dolor no se experimenta como algo aislado, sino que viene acompañado de muchas otras perturbaciones en diferentes aspectos (o niveles) de nosotros mismos. Estos son (pincha sobre la imagen):

sin-titulo

 

Además de dolor, pueden sufrirse varias de estas alteraciones lo que hace muy difícil poder vivir y sobrellevar esta experiencia tan desagradable y estresante.

Difícil, sí, pero no imposible.

¿Por qué la Psicología estudia el dolor? ¿El dolor es psicológico?

 

logo-def

La Asociación Internacional para el Estudio del Dolor define el mismo como “una experiencia emocional desagradable que se produce como resultado de un amplio número de factores, los cuales pueden ser biológicos, psicológicos y sociales”. Por tanto, el dolor es una experiencia compleja que no solo está asociada con el daño físico o enfermedad. Es más, hay dolores que no se pueden relacionar con ninguna lesión. Así pues, también influyen en él factores psicológicos y sociales.

El dolor no es vivido de la misma forma por todas las personas. Por ejemplo, Ana y Juan tienen dolor lumbar pero debido a sus características personales y sus experiencias en la vida, su cerebro interpreta las señales de dolor de manera diferente. Esto va a hacer que cada uno experimente de forma distinta este dolor y que cada uno tenga una forma de comportarse ante él.

Esto no significa que el dolor sea psicológico o que la persona se lo esté provocando, inventando y/o quiera sentirlo. Significa que nuestros pensamientos, sentimientos y comportamientos ante el dolor, un dolor real, van a ser diferentes. Esa diferencia va a hacer que una persona acepte y maneje el dolor mejor que otra. Esa diferencia va a hacer que, aún con dolor, la calidad de vida de una persona sea mejor que otra.

La Psicología, en su estudio y comprensión de todos estos aspectos de las personas que viven con dolor, nos puede ayudar a tener pensamientos, sentimientos y comportamientos más funcionales para aumentar nuestro bienestar y calidad de vida.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR